Activo fijo: Definición ¿Qué es?

Activo fijo definición

Definición de activo fijo

Un activo fijo, también conocido como activo circulante o activo no corriente, corresponde a una serie de bienes y derechos que una empresa no convirtió en efectivo. Para poder entrar en esta categoría, estos activos deben haber sido retenido por un año o más.

¿Qué es un activo fijo?

Los activos fijos pueden clasificarse en diferentes tipos, los cuales se pueden recoger dentro del balance de situación. Pueden ser incluidos dentro de esta clasificación bonos valores y acciones que hayan sido emitidos por empresas emparentadas.
 
La clasificación de activo fijo está separada en tres tipos:

Tangible

Estos son los elementos que pueden ser tocados. Estos incluyen maquinaria, propiedades inmobiliarias y terrenos.

Intangible

Estos activos son los que no pueden tocarse de manera material. Entre ellos se pueden encontrar las inversiones corporativas o los derechos sobre patentes.

¿Cómo depreciar un activo fijo o activo circulante?

La depreciación de un activo fijo es básicamente entender cuánto es el valor que va a perder a lo largo del tiempo. Si bien esto es útil para hacer cálculos de deducción impositiva, también puede ayudar a entender cuándo hay que renovar un activo.

Existe una serie de maneras para poder entender como calcular esta depreciación. 

Por tiempo

En este caso, se busca entender cuál es el nivel de depreciación anual o mensual. Comienza una vez que se conoce cuál es valor del activo fijo y luego se le debe restar el importe a depreciar y el valor de recuperación. Ese importe a depreciar debe ser dividido por el tiempo de vida útil del activo.

Depreciación Fiscal

Esto también es conocido como “deducción de inversión” y es otro tipo de  depreciación lineal. Sin embargo, a diferencia de la otra, se realiza de acuerdo con lo establecido en la Ley del Impuesto sobre la Renta (ISR). Es importante saber que este es un método de depreciación que, principalmente, tiene fines fiscales.

Cuentas que integran el activo circulante

Entre las diferentes cuentas que integran el activo circulante se encuentran:

  • Los activos no corrientes que son mantenidos para la venta
  • Existencias de un bien o producto (no así aquellos con orden de compra pendiente)
  • Las diferentes deudas a cobrar y aquellos que sean deudores comerciales
  • Las diferentes inversiones en empresas que sean del grupo y estén asociadas (siempre que sea a corto plazo)
  • Las inversiones financieras (también, las que sean a corto plazo)
  • Periodificaciones fiscales a corto plazo
  • Activos con liquidez, efectivos y otros equivalentes
  • Activos Biológicos (se incluyen en esta categoría a las plantas y a los animales)